lunes, 1 de septiembre de 2014

Guía, consejos y recomendaciones para catar & degustar la cerveza correctamente



Disfrutar de una buena cerveza, es uno de los mayores placeres que pueden existir en la vida, pero no siempre se realiza de la forma adecuada o correcta.

Hay que tener en cuenta, que una variedad puede diferir totalmente de otra, y aunque se trate de cerveza (como la mayoría de los no iniciados podría pensar), cada una posee sus características propias identificativas.

Para poder apreciar dichas características, es fundamental ya no solo servirlas en su copa o vaso de servicio recomendado, sino que se ha de catar de forma idónea (y no solo en lo referente al servicio), puesto que según ante que estilo nos encontremos, debemos optar por una cristalería u otra donde podamos realzar las propiedades organolépticas (poder percibir los matices con los sentidos) de la espumosa en cuestión.

Tras ver en infinidad de lugares un total y absoluto desprecio por la cerveza y al cliente a partes iguales, donde ni se molestan en incorporar no sólo una cristalería adecuada para cada variedad, sino en total ausencia de ésta o divisar atrocidades al observar como se beben ciertas elaboraciones, es por ello que me animé a realizar esta entrada.

El motivo de ella, es meramente informativo y didáctico, haciendo especial hincapié en estos pequeños pero grandes detalles que pueden resultar una diferencia abismal para quiénes se animen y sigan estos pasos por primera vez (nadie nace sabiendo todo ello y es la experiencia así como práctica lo que nos permite realizarlo correctamente).

Dicho sea de paso, os invito a que por favor reclaméis respeto por la cerveza y por vosotros como clientes, ya que tenemos (me incluyo) derecho a disfrutar de nuestra espumosa como es debido.

Las comparaciones si existen es por algo, y esta vez, vuelvo a utilizar como ejemplo el mundo del vino:

Si se va a un restaurante, bar, local de tapas... y no se tiene una carta de vinos o peor aún, si no se tienen copas idóneas para cada variedad, esa persona encargada del establecimiento deseará poco menos que haber nacido.

Las críticas negativas le lloverán a raudales, se hablará mal del establecimiento, se le acusará de irrespetuoso y de una notable incultura así como falta de profesionalidad hostelera... pero en cambio si es con la cerveza, aquí no pasa nada y no te molestes en usar una copa o vaso (y no hablemos ya de pedir una carta de cervezas).

Ojalá llegue el día en que éstas cosas formen parte del pasado, pero mientras ese día no llegue, muchos seguiremos luchando y reivindicando por ello.

Después de esta introducción y opiniones personales con respecto al tema, doy paso a los consejos así como recomendaciones para catar de forma correcta la cerveza:



Localización

Tan importante es elegir adecuadamente el lugar como su servicio y apreciación.

Debemos seleccionar una habitación bien iluminada y libre de ruidos molestos que impidan la concentración, y por tanto, la correcta cata de la cerveza en cuestión.
Creo que muchos me darán la razón, cuando hemos querido disfrutar relajados de una cerveza algunas veces, pero el bullicio (sea de gente hablando, música o vehículos de la calle) lo ha impedido dando una sensación de molestia.

También, es fundamental que la habitación donde se cate la espumosa en cuestión, esté libre de olores agresivos, como el del tabaco, limpiadores, perfumes, colonias... que impidan la correcta captación de matices y nos confundan durante el proceso.



Servicio

Cada variedad del género cervecero que catemos, debe servirse en su copa o vaso de servicio recomendando como podréis leer aquí.

La misma espumosa servida en diferente cristalería, nos dará unos matices así como concentración diferentes, siendo algo que invito a que se pruebe y se vea por uno mismo.

Por otra parte, la copa o vaso de servicio donde se proceda a catar nuestra cerveza, no debe contener restos de limpiador o lavavajillas, que podrían alterar el sabor y aroma de la misma.
Por ello, es recomendable enjuagar la cristalería un par de veces para asegurarnos antes de proceder a la cata.



Tacto

El tacto es el primer sentido y paso de la cata.

Nos permite controlar tocando la botella, de una forma aproximada, la temperatura a la que se encuentra la cerveza que vamos a catar.
Es fundamental su control para que el frío no enmascare el aroma y sabor de la espumosa (también cuanto mas fría, menor creación de espuma).

Por poner unos ejemplos, no es lo mismo catar una lager o pilsen (que suelen tomarse entre los 4 y 7ºC) que una imperial stout (entre 10 y 14ºC) donde a medida que ganan temperatura, lo hacen en matices e intensidad.

El tacto, es el autor de servir cada variedad en su copa o vaso, y me gustaría hacer especial hincapié, que cuando sirvamos la espumosa lo hagamos en un ángulo de unos 45º sin mover la botella, pero sí se podría mover la cristalería seleccionada durante el servicio.

Y por supuesto, también es el responsable que podamos abrir la cerveza en cuestión.



Oído

El oído es el segundo sentido y paso de la cata.

Con la apertura de la espumosa, podremos percibir la cantidad de carbónico que posee según el sonido que produzca, lo que nos podría dar dos polos opuestos: sobre carbonatación o corrupción con ausencia de éste por algún defecto concreto de elaboración.

También entra en juego, cuando brindamos y escuchamos el "clin" al desearnos el clásico "salud".



Vista

La vista es el tercer sentido y paso de la cata.

Tras el servicio de la cerveza, podremos apreciar detalles fundamentales y evidentes que nos llevarán a intuir ante qué genero elaborativo nos encontramos.

Divisaremos el color, concentración de carbónico, densidad así como cremosidad de la espuma, si posee posos o está filtrada... detalles que jamás apreciaríamos si se bebiese en botella.

Un hecho la famosa frase "lo que no gusta a los ojos, no gusta a la boca".

Como paso previo a la cata, la vista muchas veces subliminalmente nos incita a elegir una espumosa en concreto, pues una llamativa etiqueta o diseño de la misma, puede condicionarnos a la hora de optar por comprar una marca u otra.



Olfato

El olfato es el cuarto sentido y paso de la cata.

Con él, podremos descubrir las notas características de la elaboración, si posee aromas secundarios, terciarios e incluso si se aprecian signos de contaminación o corrupción en la cerveza.

Con cada copa o vaso de servicio recomendado, se realzarán dichos matices para que la espumosa nos ofrezca todo su potencial aromático (es por ello que muchas marcas invierten un capital considerable para tener en el mercado la cristalería adecuada para su elaboración).

Se debe oler antes que beber nuestra cerveza (y no viceversa) algo que he visto en muchas ocasiones, y también, debemos agitar en círculos el contenido para que se desplieguen la mayor cantidad de aromas posibles.

Encontraremos diferentes matices que podrían predominar como los maltosos (caramelo, café, chocolate, frutos secos, cereales...), lupulizados (cítricos, herbales, florales, resina, pino...) u otros mas característicos como las notas a levadura, especias, ahumados o licor por poner algunos ejemplos.

Una cerveza puede enamorar desde el primer momento por su espectacular aroma, no le privemos ese placer que tanto llevaba aguardando.

También pueden existir, como decía anteriormente, signos de contaminación donde detallo algunos de los mas comunes en el mundo cervecero:

-Acetaldehído: aroma a manzana (cuando no proceda en el estilo).
-Acetato: aroma a disolvente o producto químico.
-Acético: aroma avinagrado (siempre y cuando no sea una lambic como las gueuze o una sour).
-Acido butírico: aroma rancio y muy desagradable.
-Diacetilo: aroma a mantequilla o similares.
-DMS: aroma a verduras cocidas. A veces se manifiesta en aroma enlatado.



Gusto

El gusto es el quinto sentido y paso de la cata.

Al igual que en el aroma, podremos descubrir los matices que la cerveza nos presenta correctamente siempre y cuando esté a la temperatura idónea.

Es el último, pero no por ello, menos importante paso. Es la prueba de fuego, donde nos dirá si una cerveza gusta o por el contrario no lo hace.

Descubriremos según que elaboración degustemos, multitud de notas al igual que en el paso de captación olfativa, donde es totalmente subjetiva la opinión de cada uno al respecto.

Recomiendo dejar el primer sorbo unos segundos en boca para descubrir el potencial de la espumosa en concreto.
Es aconsejable repetirlo nuevamente y a pequeños sorbos, puesto que beber rápidamente, impide su correcta apreciación.

Me gustaría hacer especial hincapié, que si una cerveza posee un sabor avinagrado, ácido o astringente (y no se trate de una lambic, kriek, gueuze o sour) es una evidente señal de contaminación que podría pasar algo desapercibida si la cerveza está muy fría y no a su temperatura.

También, durante el proceso degustativo, si se realiza en copa o vaso se tragará menor cantidad de carbónico que si se bebiera directamente de la botella, por lo que reduce el malestar e hinchazón característicos que muchas personas sufren por ello u otros que afirman "no gustarle la cerveza debido a que posee mucho gas".

Hablo de intentar describir los matices de la cerveza, pero lo que es indescriptible, es esa sensación de disfrutarla y maravillarse de principio a fin con una nueva variedad, o simplemente, con nuestra favorita poniendo broche a un magnífico día.



Espero que os resultara interesante la entrada, y me alegraría infinitamente, si gracias a ello provoco que much@s se interesen mas por esta inmensa cultura creándoles un punto de inflexión así como redescubrir la cerveza como es debido .

¡Un fuerte abrazo a tod@s y salud amig@s!

© Benji Gómez

Fuente imágenes & Copyright: propia & Google


jueves, 28 de agosto de 2014

Weihenstephan Hefeweiss Dunkel



5,3% Alemania

La Weihenstephan Hefeweiss Dunkel es una cerveza de trigo del género "dunkel" (como su propio nombre indica) sin filtrar, con segunda fermentación en botella y considerada como una de las mejores del mundo dentro de su género elaborativo.

Su fabricación está basada en la llamada "Ley de Pureza Alemana de 1516" donde se ha de elaborar a partir únicamente de malta, lúpulo y agua.

Elaborada en Weihenstephan, situada en Freising a 50 km de Munich, es conocida mundialmente como "la Meca" de la cerveza, ya que se trata de la cervecería aún existente mas antigua del mundo, desde el año 1040.

El monasterio donde originalmente se elaboraba esta cerveza única, fue fundado en el año 725 por San Korbinian y ha sido reconstruido en diversas ocasiones a lo largo de la historia, como en el 955 cuando los Hunos saquearon y destruyeron por completo el monasterio.

En el año 1040, el abad Arnold obtuvo la licencia nobiliaria para elaborar y servir cerveza, lo que implica el inicio de la cervecería propiamente dicha.

Entre 1085 y 1463 el monasterio fue destruido por incendios, un terremoto, tres epidemias de peste y varias de hambre así como sufrir saqueos por tropas enemigas. Pero siempre fue reconstruido por los monjes en cada ocasión.

En 1516, se produjo un edicto que cambiaría el mundo cervecero por aquel entonces tal como era conocido, ya que el Duque Guillermo IV de Bavaria dictó, frente a la torre del monasterio de Weihenstephan, la denominada “Ley de la Pureza Bávara", que prohibía a los cerveceros elaborar espumosas que no fueran en base a cebada, lúpulo y agua.

En 1803 desapareció la comunidad religiosa de la misma y pasó todos sus derechos, capitales y propiedades al Estado bávaro, donde se transformó en la Real Cervecería Bávara Weihenstephan y en un Instituto de Agricultura.

La cervecería se transformó en una escuela para cerveceros en 1919 y actualmente es la Facultad Cervecera, de Alimentos y Lácteos de la Universidad de Múnich. Los grandes cerveceros de renombre europeo son iniciados en estas instalaciones.


Esta marca, como bien sabréis seguramente, marcó un antes y un después en mi que propició la entrada de servidor en este fascinante y maravilloso mundo cultural cervecero.

Para quiénes no conozcáis la historia, podréis conocerla aquí.

Esta variedad de la cervecera mas antigua del mundo pertenece al género "hefeweiss dunkel", es un estilo dentro de las cervezas de trigo, donde las características mas evidentes resultan en su color de tonalidad mas oscura que las clásicas (debido a un mayor tueste de la malta empleada) y la intensidad de su sabor a la hora de disfrutarla.

Tuve la gran suerte de poder catar ésta espumosa en LaBirra tras tantos años de espera para poder disfrutarla, y realmente, es cierto el dicho que lo bueno se hace esperar... pues me resultó magnífica desde el primer instante.

Tras la introducción, doy paso a la crítica:

De color oscuro turbio con tintes ébanos al trasluz, posee una cremosa y persistente espuma de tonalidad beige que corona el vaso de servicio de forma sublime.

El aroma es intenso a la par que fundamentalmente maltoso, con notas a cereales, plátano, especias a clavo (algo muy característico en las elaboraciones del género) y punto levaduroso.

Su sabor es delicioso así como bien equilibrado, con notas maltosas dulces y cereales de inicio, pasando por matices a plátano, especias y final con sutil punto amargo lupulizado.

Muy fácil de beber, en formato de 50 cl, refrescante y el alcohol es inexistente, la hacen un verdadero peligro por lo bien que entra.


Marida con asados, estofados, embutidos, salchichas, queso y ahumados.

En definitiva, una cerveza imprescindible para los amantes del género y para los que quieran iniciarse en el mundo cervecero que solo hayan probado las de trigo mas comerciales, ya que encontrarán un nuevo mundo por explorar y probar que jamás querrán abandonar.

Como curiosidad, me gustaría decir que ganó el título como la mejor cerveza oscura de trigo del mundo en los años 2009, 2011 y 2012 por los prestigiosos premios a nivel mundial WBA (World Beer Awards).

Muchas gracias Weihenstephan por elaborar otra magnífica variedad que no hace mas que demostrar el altísimo nivel que posee esta prestigiosa marca.

¡Salud!

© Benji Gómez

Se recomienda servir en: Stein & Weizen (hacer click para ver)

Fuente imágenes & Copyright: Google & Bayerische Staatsbrauerei Weihenstephan


lunes, 25 de agosto de 2014

10 países donde se restringe o prohíbe la cerveza



Para muchos, ir de vacaciones a lugares exóticos y probar la gastronomía local, es parte fundamental así como sacarle partido a una visita que posiblemente, solo se realice una vez en la vida.

Pero no todo el mundo cumple el "manual del buen viajero", donde se debería conocer algunas de las principales costumbres propias relacionadas con la cultura del país antes que realizar la correspondiente visita, ya que podría llegar a jugar una mala pasada si no está familiarizado con ellas.

Normalmente, para nuestra cultura podría resultar impensable el no poder disfrutar de una cerveza en un país extranjero (mas aún cuando lo mas llamativo es probar la cerveza local y alardear de ello a los 4 vientos) cuando el concepto de ello es querer descubrir nuevos horizontes cerveceros.

Existen países que por motivos estatales o cuestiones religiosas, restringen o prohíben el consumo y venta de cualquier producto que contenga alcohol, medida que su incumplimiento, puede acarrear graves consecuencias como multas, castigos físicos y penas de cárcel en algunos de los casos.
No quiero imaginar que ocurriría si pillan a algún pobre desgraciado borracho.

Hay lugares mas permisivos en contra de la común creencia popular al respecto, sobre todo para los turistas, pero allí quien quiera darse ciertos caprichos, tendrá que "rascarse" el bolsillo de manera preocupante ya que se disparan los precios de forma desorbitada. 

Cierto es que una prohibición siempre genera un mercado negro donde encontrar lo vetado, pero ello conlleva el arriesgarse sobremanera por adquirir el producto en cuestión y la correspondiente sanción pertinente.

La mayoría de los países que se citarán mas abajo son de cultura musulmana, ya que la principal razón es que en su libro sagrado, el Corán, se hace referencia al "jamr" (lo embriagante) como pecado siendo por ello su consumo motivo de prohibición.

Con esta entrada no pretendo crear polémicas en ninguna de sus formas, simplemente tuve la curiosidad por investigar acerca de ciertos países donde no se podría realizar un acto tan simple como ir a tomar una cerveza con los amigos, algo que demuestra las grandes diferencias culturales, pero que a su vez, es parte de la variedad y riqueza cultural que podemos encontrar a lo largo y ancho del mundo.

Tras la introducción, doy paso a los países:



Arabia Saudí

Se prohíbe totalmente el consumo, producción e importación de alcohol y violar la ley llega a implicar castigos físicos como latigazos así como penas de cárcel.

Como curiosidad, existen marcas cerveceras saudíes que únicamente elaboran cervezas 0,0% como "Abuljadayel", "Al-Amoudi" y "Mahmood Saeed".



Bangladesh

La venta de alcohol y producción de alcohol se restringe en el país asiático, y únicamente pueden adquirirse así como consumirse en bares, restaurantes y hoteles específicamente señalados por el gobierno, ya que de lo contrario se podría cometer un delito.

A pesar de las restricciones, existe una cervecera "Crown Beverages" que elabora las variedades "Crown" y "Hunter", ambas pale lager y de alrededor de 5% ABV.



Brunei

La venta de alcohol se encuentra prohibida en el sultanato, pero a los turistas se les permite la importación de dos litros de alcohol o un máximo de 12 latas de cerveza cada 48 horas únicamente si se obtiene un permiso del estado.



Estados Unidos


En la mayoría de los estados que forman el país, la edad mínima legal federal para beber es de 21 años, muchos condados son partidarios de mantener la prohibición de los años 20 conocida como "ley seca" algunos de ellos localizados en los estados de Alabama, Alaska, Arkansas, Florida, Kentucky, Mississippi, y Texas.

Actualmente existen restricciones en el país como las "prohibiciones de domingo" o "leyes azules” que son de motivación religiosa donde se restringe la venta de bebidas alcohólicas los domingos.

Prohibición total de venta en algunas ciudades y condados llamados "secos" pero no de consumo, por lo que cualquier ciudadano local, puede disfrutar de una cerveza o cualquier bebida alcohólica que desee únicamente adquirida fuera del territorio donde existe la prohibición. 
La mayoría de dichos condados y ciudades se encuentran en el sur de los Estados Unidos.

Y prohibiciones totales de compra y consumo por parte de pueblos rurales de mayoría indígena de la nación de los navajos o los diné en Alaska para paliar los problemas de alcoholismo latentes en sendos territorios bajo pena de arresto.

Es sorprendente como uno de los mayores países productores de bebidas alcohólicas del mundo posee este tipo de restricciones en contraposición a la creencia popular, dando una muestra del histórico país de contrastes del que se trata.



India

Varios estados del país - subcontinente asiático posee leyes que prohíben la venta y el consumo del alcohol entre los que se encuentran Guajarat, Manipur, Mizoram y Nagaland.

Un tanto curioso este tipo de prohibiciones en un país que dio nombre y "culpable" de donde surgió una de las elaboraciones mas populares y consumidas del mundo: las IPA (India Pale Ale).



Irán

Únicamente, los turistas pueden importar y consumir alcohol en el país persa, con la condición que ha de tomarse en una locación privada y no de acceso libre al público.

Al igual que en Arabia Saudí, en el país existen cerveceras que elaboran exclusivamente variedades sin alcohol como son las "Arpanoosh Khorshid Zareewar", "Danjeh Aria", "Iran Bartar", "Iran Behnoush" y "Khoshgovar Mashad".



Kuwait

La venta y consumo de alcohol está prohibido en el emirato, donde únicamente, pueden adquirirlos los visitantes en algunas embajadas internacionales o bases militares.

El incumplimiento de la ley puede acarrear penas de prisión y castigos corporales.



Libia

Está completamente prohibida la venta y el consumo de alcohol en el país mediterráneo, aunque como comentaba en el principio de la entrada, existe un conocido mercado negro donde encontrar los productos deseados.

Existe una fábrica cervecera en Benghazi denominada "Abou Atni" que elabora una variedad sin alcohol.



Pakistán

Únicamente los turistas y los no musulmanes tienen la posibilidad de comprar y consumir alcohol en el país asiático, pero los lugares habilitados así como limitados para ello, son los lujosos hoteles pagando un gran precio por la bebida.

Por otra parte, existe una cervecera denominada "Murree" localizada en Rawalpindi, que elabora 2 variedades sin alcohol y 3 con alcohol (una de ellas con 7,5% ABV) lo que resulta bastante curioso.



Yemen

El alcohol únicamente puede ser comprado y consumidos en el país arábigo por turistas en hoteles así como en lugares privados no estando a la vista del público.

La violación de la ley, al igual que en otros países citados anteriormente, puede implicar castigos físicos y penas de cárcel.




Espero que os resultara interesante la entrada, y aunque no se pueda consumir nuestra bebida favorita, no todo el mundo tiene el privilegio de decir "estuve en un país donde no se podía beber cerveza".

También me resulta muy curioso, que el blog ha recibido visitas de países donde el consumo de alcohol está prohibido como podéis ver a pie de página en la lista de los mismos con sus banderas.

Creo que todo ello, nos hará valorar un poco mas el poder disfrutar de nuestra espumosa sabiendo que en otros lugares no solo no pueden, si no que muchos nunca conocerán algunas de esas elaboraciones que cautivan y fascinan desde el primer momento.

¡Salud amig@s!

© Benji Gómez

Fuente imágenes & Copyright: Google & Wikipedia