viernes, 7 de noviembre de 2014

Schneider Aventinus Weizen Eisbock



12% Alemania

La Schneider Aventinus es una cerveza alemana del género "eisbock" muy peculiar dentro de su variedad al ser de trigo, y es considerada por numerosos portales dedicados al "rating" cervecero, como la mejor del mundo en su estilo elaborativo.

Según tengo entendido, mirando en su página web oficial (el traductor de google hace a veces milagros) está elaborada por Weissbierbraeuerei G.Schneider & Sohn que es una cervecera alemana localizada en Kelheim (Baviera) fundada en 1872 por Georg Schneider I y su hijo.

El origen de esta genial cervecera (todo lo que hacen es una maravilla) comenzó como un negocio familiar que durante el paso del tiempo, ha sido regido por 5 Georg Schneider así como una Mathilde Schneider, que desde sus inicios se dedicaron exclusivamente a la elaboración de cervezas de trigo.

Georg Schneider I

Las "eisbock" (-eis significa hielo en alemán) son una versión de las "doppelbock" (-doppel significa doble en alemán) cervezas de alto contenido alcohólico con doble cantidad de malta y cuyo origen es en la Cuaresma elaborada por los monjes como bebida para aguantar el ayuno.

Es un estilo de origen alemán que consiste en controlar el frío para la producción de la cerveza a temperaturas de -20ºC o incluso menos, donde se congela en parte y no en la totalidad de su elaboración, de esta manera se llega mediante dicha técnica elaborativa a esa cifra etílica de 12%.

Durante su elaboración se congela el mosto de cerveza, para posteriormente, retirar las placas de hielo que se forman trabajándose con el concentrado y consiguiéndose ya con el añadido de ingredientes y posterior fermentación una gran graduación alcohólica que puede oscilar según las variedades desde los 9% hasta alcanzar los 67,5% de la "Brewmeister Snake Venom", la cerveza mas fuerte del mundo, que pueden obtenerse mediante dicho método elaborativo.

Muchos podrán pensar que éstas variedades de espumosas son mas licores que cervezas en si por su contenido etílico, pero son cervezas al 100%, ya que se obtienen mediante fermentación y no por destilación, una pequeña gran diferencia que hace encontrarnos ante un producto u otro (además si los puristas alemanes dicen que éste género es cerveza, entonces lo es).

Con respecto a la Aventinus, no debe confundirse con su también deliciosa hermana mediana TAP 6 Unser Aventinus, ya que entre una de las diferencias mas llamativas (aparte de su graduación alcohólica) es que ésta se encuentra en un formato de 33 cl mientras que la TAP en 50 cl.

Me parece interesante comentar, que se concentra el mosto de la TAP 6 mediante el proceso descrito anteriormente, para obtener como resultado ésta cerveza de la que hablamos.


La Aventinus es una de esas cervezas clásicas y emblemáticas, que siempre poseen un cierto aura de misticismo por sus características siendo una acertada elección para los amantes de las elaboraciones intensas, y estoy seguro, que tod@s tenemos un amig@ que es un enamorad@ de esta cerveza en concreto.

Rompe moldes desde el primer momento (incluso antes de abrirla) para aquellos que poseen una idea preconcebida de lo que es la cerveza, y esa cara de sorpresa al encontrarse por primera vez con ella, la verdad que no tiene precio el poder presenciarlo directamente.

Como comentario personal, tengo conocidos profesionales del mundo del vino que se quedaron asombrados y maravillados con ella por sus notas, considerándola mas parecida a dicho mundo antes que el cervecero.

Tras la introducción, doy paso a la crítica:

De marrón oscuro turbio opaco con matices cobrizos al trasluz, posee una densa espuma beige de media persistencia que impregna los laterales del vaso de servicio.

El aroma es penetrante e intenso a la par que complejo, con notas dulces almibaradas, maltosas, especias, plátano maduro y me atrevería a decir un punto de frutos secos que invitan a repetir el proceso captativo.

Su sabor, al igual que su aroma, resulta intenso e impactante, donde de primeras nos presenta un matiz dulce acaramelado, seguido de notas a frutos secos con tonalidad maltosa finalizando en punto picante en lengua y licorosa.

Sin duda, se trata de una cerveza bastante compleja donde notamos la presencia de alcohol, pero a medida que se va degustando, se hace mas bebible al adecuarnos el paladar a ella, por lo que resulta muy peligrosa.

Recomiendo servirla con un golpe de frío pero no excesivamente fría, ya que a medida que se va atemperando, gana en intensidad de matices que nos demostrarán todo su poderío (aunque también puede beberse del tiempo perfectamente).


Y no debemos olvidar, que el frío camufla los matices tanto en nariz como en boca, al igual que servirlas en copas/jarras heladas ya que es algo ideal para cervezas industriales de mala calidad (para hacerlas bebibles) pero nunca debe realizarse para este tipo de maravillas elaborativas.

Hay quienes le recuerda por sus matices a las clásicas cuádruples belgas de abadía y trapenses por sus notas características.

He de decir, que posee alguna semejanza, pero difieren bastante tanto en elaboración como en la totalidad del conjunto de cata.

Marida con carnes asadas, quesos curados, foie, embutidos, postres o sola como digestivo tras una buena comida.

En definitiva, una maravilla de cerveza imprescindible para los amantes de las elaboraciones mas intensas o para aquellos que quieran descubrir el mundo de las eisbock con una variedad de alta categoría.

Como curiosidad, decir que a los buenos aficionados de los vinos cream, oloroso y moscatel, la encontrarán sumamente interesante.

¡Salud!


© Benji Gómez

Fuente imágenes & Copyright: Google & Weissbierbraeuerei G.Schneider & Sohn


6 comentarios:

  1. Grandísima cerveza, aunque hace un tiempo la reprobé y tenía mejor recuerdo de ella, menos alcohólico... Por lo que creo que me quedo, por equilibrio, con su Aventinus pequeña. Un saludo Benji!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo entendido incluso que cambió de etiqueta y formato de botella como lo hizo la TAP 6 en su día (que también es un pepinaco).

      El nivel de esta cervecera es muy grande, y todo lo que he probado de ellos hasta el momento, me ha gustado y resultado muy interesante por la personalidad de sus elaboraciones.

      ¡Saludos Pau!

      Eliminar
  2. Me pasa un poco lo que comenta Lúpuloadicto, a veces me gusta más la mayor, otras la hermana pequeña...

    Pudiendo quedarse con las dos, ¿por qué elegir? ;-)

    Excelentes las dos cervezas de Schneider...

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor como bien dices es quedarse con las dos... benditas veces el no poder elegir entre una y otra jajaja

      Y siempre es una buena excusa para disfrutar de la cerveza =P

      ¡Saludos y salud!

      Eliminar
  3. Cervezón como la copa de un pino! Se nota el alcohol como comentais, pero creo que es una gozada esta cerveza.
    Saludos Benji!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es un tremendo cervezón!

      Aunque posea notas de alcohol, me parece bien integrado acompañando a otras dulces, frutos secos y especias.

      De barril tiene que estar impresionante sin duda alguna.

      ¡Saludos Gonzalo!

      Eliminar

NOTA:
Cualquier comentario fuera de tono, irrespetuoso con el blog, con algún usuario del mismo o spam, será automáticamente eliminado.
Toda opinión es válida y respetable, pero se han de encontrar las formas adecuadas para hacerlo y lograr un sustancial debate.
Desde el blog, aprecio así como agradezco infinitamente su visita al mismo, lectura de la entrada y sus comentarios.
¡Un saludo y salud!